¿Debería hacer pilates?

Esta es una de las preguntas que, posiblemente, nos hemos hecho alguna vez y es que el pilates ha cobrado una gran importancia en los últimos años. Sin embargo, aún existen personas que dudan sobre si deberían o no empezar a incluirlo en su rutina de ejercicios diaria. Quizás porque consideran que hacer pilates solo es adecuado para quienes tienen problemas de espalda. No obstante, esto no es cierto.

El pilates fue diseñado con el objetivo de mejorar tanto la condición física como mental a través de una serie de ejercicios y posturas que se realizan de forma pausada. Su creador, Joseph Hupertus Pilates, lo definía de la siguiente manera: “el programa pilates desarrolla el cuerpo de forma uniforme, corrige malas posturas, recupera la vitalidad física, fortalece la mente y eleva el espíritu”.

Por todo esto, vamos a intentar responder a la pregunta inicial “¿debería hacer pilates?” de la manera más completa y clara posible, profundizando en todos aquellos aspectos que hacen que sea una opción elegida por muchas personas. ¿Qué será lo que nos ofrece este entrenamiento?

 

 

 

 

El pilates, una opción para niños y adultos

El pilates es un sistema de ejercicios que pueden realizar niños y adultos, además de personas mayores. La razón de que esto sea así se debe a que se adapta a cada edad. De hecho, cada ejercicio cuenta con opciones diferentes para que todas las personas puedan realizarlo teniendo en cuenta las limitaciones de su cuerpo.

Por ese motivo, cuando vamos a una clase de pilates no se especifica a quién está destinada, ya que todo el mundo puede asistir independientemente de si tiene una patología o no. Las razones por las que esta práctica es tan beneficiosa las comentaremos más adelante.

¿Qué sucede si una mujer embarazada asiste a una clase de pilates? Es posible que tenga inconvenientes para ponerse bocabajo para hacer determinadas posturas. Sin embargo, existen alternativas para realizar un mismo ejercicio. Esto también se traslada a aquellas personas que tienen algún tipo de patología.

Las personas que sufren algún tipo de problema, como escoliosis o hernia lumbar, pueden beneficiarse de practicar pilates. Gracias a los ejercicios de bajo impacto de los que se compone, pueden fortalecer la zona afectada sin dañarla, lo que les proporcionará un gran alivio del dolor, además de mejorar su calidad de vida.

 

Los grandes beneficios del pilates

Ahora que nos hemos dado cuenta de que el pilates solo tiene beneficios y que cualquier persona puede practicarlo, es el momento de que descubramos lo que puede hacer por nosotros. Muchas veces, creemos que solo nos beneficiará en el aspecto físico. Sin embargo, nos estamos olvidando de que también influye positivamente en nuestro bienestar mental.

 

1. Aporta flexibilidad y mejora la coordinación

El pilates es muy beneficioso para aportar flexibilidad al cuerpo. Cuenta con ejercicios muy variados que lo irán preparando para que, con el tiempo, podamos ver una progresión. ¿Por qué es importante esto? Porque trabajar la flexibilidad reduce el riesgo de lesiones y evita que los músculos se acorten

Asimismo, nos ayuda a mejorar nuestra coordinación. En nuestra vida cotidiana esto se traducirá en una mejora de los reflejos, agilidad y orientación espacial. Aspectos importantes a los que no solemos prestarles la debida atención.

 

2. Corrige hábitos posturales inadecuados y estiliza

Otro de los beneficios del pilates es que nos permite corregir las malas posturas que podemos adoptar. Esto puede provocarnos dolores de espalda o de cervicales bastante incómodos. Por eso, con el pilates podemos trabajar en la prevención de este tipo de problemas.

Con todo, los ejercicios que se pueden practicar en pilates nos ayudarán a tener una figura mucho más estilizada. Esto se debe a la tonificación y fortalecimiento de los músculos de todo el cuerpo, además de la corrección de postural. Esto nos ayudará a sentirnos y vernos mejor.

 

 

 

3. Previene y rehabilita las lesiones musculares

El pilates es un conjunto de ejercicios esencial para prevenir lesiones, tal y como hemos visto. Los músculos estarán mucho más fuertes y flexibles, lo que nos permitirá evitar esguinces o dislocaciones. Esto no es solo importante para los deportistas. En nuestra vida diaria también estamos expuestos a sufrir este tipo de lesiones si no cuidamos nuestra musculatura.

Además de esto, hacer pilates también nos permite rehabilitarnos tras una lesión muscular, ayudándonos a notar cómo mejoramos con el paso del tiempo. Por lo tanto, aunque ya estemos yendo a rehabilitación, es un excelente complemento.

4. Mejora el sistema sanguíneo y linfático

¿Tienes problemas de circulación? ¿Tu cuerpo retiene líquidos? Entonces, hacer pilates es una excelente opción para ponerle solución a todos estos problemas. La mala circulación puede hacer que experimentemos sensación de hormigueo, frío, calambres e hinchazón. Algo incómodo y doloroso.

También la retención de líquidos también provoca hinchazón, así como un aumento de peso muy rápido, menor flexibilidad y sensación de pesadez. Con la práctica del pilates, todos estos síntomas pueden evidenciar una gran mejora.

 

5. Reduce el nivel de estrés

El estrés afecta a muchas personas hoy en día. Por eso, el pilates puede ayudarnos a liberar tensiones, a centrarnos en el momento presente y a sentirnos mucho más tranquilos. Las posturas que realizaremos necesitarán de toda nuestra concentración. Si esto no ocurre puede que nos desestabilicemos, perdamos el equilibrio o no realicemos el ejercicio de la manera correcta.

Además, durante la realización de los ejercicios necesitamos prestar atención a la respiración, ya que se realizan de forma coordinada donde la inspiración y la expiración tienen un ritmo que debe respetarse. Esto nos obliga a estar concentrados en el momento presente.

Llegados a este punto, ahora ya sabes perfectamente que la respuesta a la pregunta “¿debería hacer pilates?” es un rotundo “sí”. El impacto de esta actividad es bajo, por lo que incluirla como un hábito no es algo difícil de conseguir. Con el paso de las semanas, descubrirás cómo ese dolor de espalda ya no está, cómo notas tus brazos más fuertes y cómo te encuentras mucho más relajado. ¿A qué esperas para sentirte mejor?

 

5 Comentarios
  • Angelika Sollberger
    Publicado en 18:21h, 21 febrero Responder

    Juan José Martínez es un buon monitor para Pilates, Kung-Fu, defensa personal y de Nutrición

  • Beatriz
    Publicado en 20:33h, 21 febrero Responder

    Estoy en un grupo de señoras haciendo pilates desde hace tres años aparte de que lo pasamos genial me encuentro con más agilidad que antes ayuda a mantenerse en forma por lo tanto lo recomiendo es bueno para cualquier edad

  • Maria Jesus
    Publicado en 11:31h, 23 febrero Responder

    Yo hago pilates por recomendación médica, dos veces por semana, fue una de las mejores decisiones que pude tomar.
    Mi mejoría a sido impresionante, tanto es así que no pierdo ninguna clase, a menos que el motivo sea importante.
    Animo a todo el mundo a hacer pilates.

  • Maria Jesus
    Publicado en 20:31h, 24 febrero Responder

    Hago pilates por recomendación medica, es una de las mejores decisiones que e tomado.
    La mejoría a sido impresionante, para mi hacer pilates dos veces por semana es primordial, se lo recomiendo a todo el mundo.

  • Ana María Rodríguez
    Publicado en 20:41h, 25 febrero Responder

    La práctica de Pilates ha ayudado mucho a mi padre, de 82 años, para recuperar su agilidad tras haber sufrido un grave infarto.
    Dos clases de Pilates semanales le ayudaron recuperar su ilusión. Se obligaba a salir de casa, relacionarse y esforzarse por su recuperación disfrutando de la compañía de un grupo y de una profesional que le cuidaba para ejercitarse sin perjudicar sus hernias..
    Todos en la familia nos alegramos mucho al ver que ya podía levantarse de la silla y sentarse, sin ayuda, con normalidad. Ha mejorado su postura y soltura, al caminar, y también su ilusión. Con la práctica de Pilates todo han sido beneficios, incluso le permite colaborar en tareas de casa y labores sociales. Vive con ilusión y lo que empezó como una obligación ( la clase de Pilates en que lo inscribió su nieta), es ahora una alegre y divertida rutina que complementa su vida.
    Este ejemplo me anima a practicar Pilates.
    Personalmente, con un mes y medio de práctica, he notado una clara mejoría en la coordinación de mis movimientos, concentración en la respiración ,; ha mejorado mi equilibrio y todos mis músculos lo agradecen., Disfruto de las ventajas de hacer ejercicio y mejorar mi salud con [email protected] compañ[email protected] y un monitor que hacen la clase muy entretenida y enriquecedora : me aporta calidad de vida física y emocional. Algunos días, al terminar la clase, necesito sentarme a descansar y regalarme una buena merienda para recobrar energía. Y siempre sirve para echarse unas risas y sentirse vivo en un cuerpo que puede despertar cada día y dar más de sí.
    Recomiendo el Pilates y agradezco la oportunidad de poder practicarlo viviendo en el rural

Dejar un Comentario