¿Cómo influyen la belleza y la nutrición en la motivación?

¿Cómo influyen la belleza y la nutrición en la motivación?

En artículos anteriores ya hemos hablado sobre la motivación como esa fuerza o empuje que te lleva a conseguir determinados objetivos para terminar llegando a una meta concreta. Esto lo hemos orientado hasta este momento hacia el deporte. Así, la motivación en este caso puede estar enfocada en aumentar la masa muscular para conseguir una determinada forma física. No obstante, ¿qué pueden aportar nuestros otros pilares como la belleza y la nutrición? Hoy descubrirás que también pueden tener una influencia muy poderosa en la motivación.

La nutrición en la motivación

Empezaremos hablando de la nutrición, un pilar muy importante que tiene un gran impacto en tu salud y tu forma física si realizas algún deporte. Porque por mucho que entrenes, si tu alimentación no se adecúa a tus necesidades o tus objetivos, los resultados que conseguirás serán mediocres. Por ejemplo, si lo que quieres es bajar de peso necesitas hacer deporte y comer de una forma mucho más saludable. En el caso de que no hagas esto, puede que incluso tus kilos aumenten. Esto te desmotivará y hará que pierdas el interés por cuidarte.

 

Por eso, un plan de alimentación adecuado es imprescindible para ir cambiando determinados hábitos y empezar a ver resultados. Así, si en tu dieta hay muy poca fruta y verdura, puedes ir introduciéndola en tus platos poco a poco. Posteriormente, eliminarás aquellos alimentos menos saludables reduciendo su cantidad e, incluso, sustituyéndolos por otros. Descubrirás que te sientes mejor, que eres capaz de comer de una manera mucho más saludable y todo esto te motivará para seguir progresando hasta llegar a tu meta.

Lo importante en la motivación es no perder el foco, pero sobre todo que no te obsesiones por conseguir resultados rápidos. La paciencia es un elemento fundamental para que sigas progresando y viendo cómo los pequeños cambios que estás introduciendo en tu dieta te permiten llegar a esa meta que tienes en mente, ya sea esta perder peso, ganar masa muscular o definir tu cuerpo. No obstante, antes de llegar a tu meta ya te empezarás a sentir bien y a gusto. Porque los cambios que está generando tu nueva manera de alimentarte se están manifestando en tu físico.

La belleza en la motivación

Relacionado con lo anterior está la belleza. Cuando te alimentas mejor y empiezas a ver en tu cuerpo los cambios deseados, en el momento en el que te miras al espejo la imagen que se refleja te gustará mucho más. Esto te animará a seguir alcanzando nuevos objetivos. Sin embargo, no todo es nutrición, al igual que no todo es deporte. El cuidado de la piel será fundamental para potenciar esa imagen tan positiva que te está devolviendo el espejo.

Sin embargo, ¿te has preguntado alguna vez por qué nunca consigues ser constante en la aplicación de las cremas? El bienestar de tu piel y su confort se ven gravemente perjudicados debido a la falta de constancia. En ocasiones, no es solo esto lo que hace que un día te apliques un producto pero, después, pases días sin utilizarlo, sino que los resultados no se terminan viendo por mucho utilices esa crema específica. Es entonces cuando debes reflexionar sobre la calidad de lo que estás poniéndote en el cutis o en el cuerpo.

 

Si no sabes el tipo de piel que tienes, te recomendamos acudir a un especialista en cuidado de la piel. Este analizará tu caso en particular y determinará si tienes una piel con tendencia a las rojeces, al acné o que necesita una hidratación extra. Lo más probable es que te recomiende alguna crema natural que, en la actualidad, este tipo de productos están despertando el interés de muchas personas dado que son respetuosos con la piel. Una de estas marcas es Biomer.

Cuando encuentras una crema que realmente te funciona y se adecúa a tus necesidades, aplicarla ya no se convertirá en una obligación, sino que lo harás sin darte cuenta con una constancia que nunca pensarías que tendrías. Además, cuando veas el aspecto que tu piel tiene sentirás una mayor motivación para continuar con este hábito que tantos resultados positivos te está brindando. Gracias a estos dos pilares, la nutrición y la belleza, te sentirás cada vez más a gusto con tu cuerpo y con tu piel. Tu estado de ánimo mejorará y esto lo notarás tú, pero también quienes están a tu alrededor.

¿Me cuido y luego me motivo, o viceversa?

Tras esta explicación sobre cómo la nutrición y la belleza influyen en la motivación puede que te surja la duda de si primero debes cuidarte para motivarte o es al revés. Nuestra respuesta es clara y es que lo uno alimenta a lo otro. Si te cuidas, los resultados que verás te motivarán a continuar llevando a cabo esos hábitos que tanto bien te están haciendo. Si te motivas, sentirás ese empuje para ser constante y animarte a ti mismo a hacer algo para cambiar lo que antes no te funcionaba.

En este punto no queremos perder la oportunidad de hacerte reflexionar sobre la importancia de establecer prioridades. Muchas veces, creemos que invertir dinero en una buena crema no merece la pena, sin embargo, lo hacemos con alguna prenda de ropa o accesorio. Está claro que lo que nos ponemos es importante, pero no más que nuestro propio cuerpo y nuestra piel que es algo que si no cuidamos, con el tiempo esto hará que el reflejo que nos devuelva el espejo no nos agrade tanto.

 

¿Quieres sentirte bien en tu piel? ¿Te gustaría adquirir hábitos más saludables? Todo esto te hará estar mucho más a gusto contigo mismo. Recuerda que los cuidados que te brindes, lo bien que comas o los productos que escojas para cuidar de tu piel reflejarán lo mucho que te quieres a ti mismo. Aunque no lo creas, cuidarte de una manera adecuada y ver resultados te motivará a seguir dando esos pasos que te están llevando a reflejar una imagen de la que te sientes orgulloso.

Sin Comentarios

Dejar un Comentario